Funciones del Intendente

¿Qué es la Intendencia?

La Intendencia es una institución pública mediante la cual el Presidente de la República, a través del Intendente Regional, ejerce el Gobierno Interior del Estado.

Para el ejercicio de tal cometido, el territorio nacional se divide en Regiones, las que son administradas por el Intendente respectivo como representante del Presidente de la República. Las Regiones, a su vez, están divididas en Provincias, administradas por un Gobernador, como representante del Intendente.

El Intendente Regional

Le corresponde al Intendente dirigir las tareas del Gobierno Interior en la Región, conforme a las orientaciones, órdenes e instrucciones que imparta el Jefe de Estado, ya sea directamente o por medio del Ministro del Interior.

El cargo de Intendente es de exclusiva confianza del Presidente de la República, según lo establece el artículo Nº 100 de la Constitución Política de la República de Chile y en él reside el Gobierno de la región.

¿Cuáles son las funciones del Intendente?

  • Representa al Estado en la Región para la realización de actos y la celebración de contratos comprendidos en
    la esfera de su competencia
  • Cumple con las atribuciones que el Presidente de la República le delegue, incluida la de otorgar personalidad
    jurídica a las corporaciones y fundaciones que se propongan desarrollar actividades en la Región.
  • Dicta instrucciones y resoluciones que estime necesarias para el ejercicio de sus atribuciones
  • Delega en las Gobernaciones determinadas atribuciones.
  • Encabeza el Gobierno Regional
  • Hace presente a la autoridad administrativa competente del nivel central (especialmente al Presidente y a los
    Ministros) las necesidades de la Región.
  • Cumple importantes funciones relacionadas con la mantención del orden público y en temas de seguridad
    ciudadana.
  • Coordina y fiscaliza la labor de los servicios públicos.
  • Adopta medidas necesarias para prevenir y enfrentar situaciones de catástrofe.
  • Aplica administrativamente las disposiciones de la Ley de Extranjería, pudiendo, evaluar la permanencia de
    ciudadanos extranjeros del territorio nacional.